Reynaldo and Elina: An opera of no impact but with huge importance

By César Octavio Moreno Zayas
PhD Candidate for The University of Nottingham, United Kingdom


Reynaldo y Elina o la Sacerdotisa Peruana (Reynaldo and Elina or the Peruvian priestess) by Manuel Covarrubias and libretto by Gabino Feliciano Bustamante.

The history of the Mexican opera, as well as the work on the archeological sites, is fascinating because every day you may find something new. For example, last May 26 I went to see Reynaldo y Elina o la Sacerdotisa Peruana (Reynaldo and Elina or the Peruvian priestess) by Manuel Covarrubias and libretto by Gabino Feliciano Bustamante. It was a production of the Taller de Ópera of the Faculty of Music and the Estanislao Mejía Symphony Orchestra; both from the National Autonomous University of México (UNAM) and it took place at the Miguel Covarrubias Hall in Mexico City with two performances on May 26 and 27. How was it? How does Covarrubias’ music sound like? How was the libretto? I will try to answer some of these questions, which I even had before this performance.

Jesús Romero in his History of the Opera in Yucatán mentions some composers as the key characters in the development of the Mexican opera: Lauro Rossi, Antonio Barilli, and Giovanni Bottesini. From all these composers just Rossi worked in México before or during the period of composition of Reynaldo; the programme mentions 1838 as the date of composition. Romero points out that Rossi arrived in México in 1838, but Sosa and Escobedo affirm that Rossi worked in México since 1836. Was Rossi the only influence? No, because we need to recall that the companies of Manuel García and Filippo Galli visited México; the first one in the 1820s and the second one in 1830s. Manuel García even premiered some of his works in México. Then, an exploration of the musical panorama allows us to discover a list of operas performed before Reynaldo, works composed by Gioachino Rossini (the most), Vicenzo Bellini, Rossi, Stefano Cristiani, Saverio Mercadante, Gaetano Donizetti, Carlo Coccia, and even Giacomo Meyerbeer who all influenced Covarrubias’ brand-new work. If I would need to mention the main influences, my vote would go to Rossini, we find cabaletta, arias, and a frequent use of the crescendo since the overture. I also consider that the premieres in México of Guillaume Tell (Rossini) in 1836 and Il Crocciato in Egitto (Meyerbeer) in 1837 influenced the work of Covarrubias, particularly when we consider the importance of the chorus and their use at the big finales of each act. Thus, Reynaldo’s music may stand somewhere between the bel canto and the trends that will develop into the Grand Opéra; the plot also confirms this but I will talk later about it. Moreover, something very interesting and very close to the early Rossini is the selection of voices, because the main couple is sung by a soprano (Elina) and a mezzosoprano in a trouser roles (Reynaldo). This distribution can be seen in Tancredi or Ciro in Babilonia, even with Meyerbeer’s Crociato. Although the music is interesting, it sometimes it is repetitive and it can be tiring at some moments.

I have talked about the work and its composer but I have not mentioned the problems behind this composition. A note in the program, written by Elías Morales Cariño, whose Master dissertation analyzes this opera, says that this title was not premiered in the 19th Century, and even the current performance was advertised as a world-premiere. But, Gabriel Pareyon in his Dictionary of Mexican music points out that this title had an amateur performance, which carried out the premier in 1842, even opera critic Lázaro Azar highlights this premiere at his comments on this performance of the radio show Críticos. Then, there is a point of discrepancy which requires for better information and research, in order to place this opera and particularly this performance at its real place in the history of the Mexican opera. However, Morales and Pareyón agree that this is the oldest Mexican opera that exists in the archives. The composer, Manuel Covarrubias (1810-1879), is interesting because there are few data about his life and work. Scholars know that he was composer and violinist and that some of his works (arrangement of famous overtures) were even played at the opening of the Teatro Nacional in 1844. Then, it seems that he was a renowned composer of his time and that he worked close to the opera companies that visited the country in those years.

The libretto was written by Gabino Feliciano Bustamante (1816-1871) and has as its main source Reynaldo y Elina and El Marido Mimado which was a translation made by Mariano de Cabrerizo y Bascuas, although not specified as such, of Théodore, ou Les Peruviens written by Pigault-Lebrun and of Excès de provennces by Jean-Nicolas Bouilly.  The opera has three acts and takes place in Perú at the beginning of 18th Century. It tells the love story of Elina, an Incan priestess, and Reynaldo, a French man who is escaping from Spanish army. He finds the priestess in the sacred forest of Cayambur and she helps him to hide. Villuma, the main priest, discovers that Elina is hiding a foreigner, then he orders to kill Elina and her mother, but then Reynaldo appears to save them. Elina and Reynaldo are captured. The second act shows Elina and Reynaldo in prison, Cora and Meloe (another fellow priestess) helped them to escape. Then, Villuma is upset but he also discovers that the Spanish army is approaching to the sacred forest, so he needs to prepare for the battle. The final act shows the return of Reynaldo with Elina. Reynaldo tells Villuma that he will help to fight against the Spanish. The third act opens with Madame Berval, a character with no clear connections to the other characters; even the program suggests she appears to create a sort of pasticcio of the work. Whatever Berval’s character means, she sings about the triumph of the Incas and the triumph of love, so the aria tells the forthcoming story. The act continues with the joy of the people for the triumph and Villuma telling Reynaldo that he can get whatever he wants. Reynaldo ask just for Elina, to marry her. Villuma agrees and the opera finishes in big choruses of joy for the new couple, and the peace won in battle. The story in principle is interesting and as a good Grand Opera narrates the big political conflicts and public participation (think in Guillaume Tell, La Muette de Portici, La Juive, and others). Despite the plot sounds good, the development of the libretto is not because many dramatic moments don’t develop as they could. Nevertheless, the scene for the chorus is interesting and touching, particularly with the music of Covarrubias.

It is a very important work in the history of Mexican opera, which help to trace influences that have led the genre in this country as it can be seen today. Despite the arguable impact it has in its time, particularly because specialists do not decide whether the premiere took place or not, its libretto, its sources, and its form of composition might be the needed pivotal point that encouraged Cenobio Paniagua, Melesio Morales, Aniceto Ortega and many others. The performance itself could be better, but I really enjoyed Maria Jacinta Barbachano (Reynaldo). María had good performance and adequate work on stage with good volume and technique. Her work from the first act as a prisoner to her triumphal final appearance was fine and not overacted. The stage work could be better, particularly for an unknown work that needs to produce the big impact on the audience.

Despite all, listening to a rare work is always enjoyable. But, as for this work that might be crucial in the understanding of the opera-making in México in early 19th Century, it definitely deserves a deep study on its history of composition and production, as well as a production that can produce a deep impact in a full house. I will wait for further productions that will explore the richness and uniqueness of this score and for many publications that will contribute to the deep understanding of Covarrubias’ appeal.

México + Barcelona + ópera; una combinación de impacto

La Dra. Enid Negrete, publicó recientemente un trabajo que dejará huella en la literatura especializada en ópera que existe en lengua española, en particular en los estudios de la creación operística en tierras mexicanas.


«Con el sol de México en la voz: Los artistas mexicanos en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona (1870-2017).» Editorial Círculo Rojo. Colección: Investigación. España. Autora: Enid Negrete. ISBN: 978-84-9183-192-1.

El libro “Con el sol de México en la voz”, publicado por la Editorial Círculo Rojo, España; tiene un propósito sencillo y claro: mostrar a los artistas mexicanos y su trabajo en el Gran Teatro de Liceo de Barcelona de 1870-2017. A pesar de la sencillez del propósito original, la autora se enfrentó a grandes retos en su búsqueda, ya que hizo importantes descubrimientos. Lo primero es tomar en cuenta la diversidad de fuentes que tuvo que usar para poder recabar la información: archivo del Gran Teatro del Liceo y otros archivos españoles, reseñas de críticos, grabaciones en audio o video, programas de mano y entrevistas a los artistas. 

Una investigación de este tipo trae muchas dificultades, en especial por la gran cantidad de información cualitativa que hace complejo el trabajo en la clasificación adecuada y permita un análisis de dicha información. Precisamente uno de los logros de este libro, a lo largo de más de 500 páginas, consigue por un lado presentar la interesante historia de los mexicanos que han trabajado en el Liceo, pero al mismo tiempo logra desarrollar un interesante análisis sobre el desarrollo y especialización de los artistas en dicho foro; el cual pasa de la historia de una soprano sfogato a la de otros cantantes, directores de orquesta, de escena y compositores. 

¿Qué descubrimos en este libro? Descubrimos datos únicos e interesantes, tendencias de qué artistas son más populares en cierta época y también encontramos historias de triunfos y fracasos. Por ejemplo, es sabido que Ángela Peralta fue una de las principales cantantes de ópera que México ha dado al mundo, se sabe que tuvo éxitos en Europa y en México pero la autora logra rescatar una descripción de su interpretación:

“La Sra. Peralta salió no sólo airosa, sino que ha alcanzado un éxito satisfactorio en el desempeño de dicha parte, supone que la nueva cantante tiene dotes artísticas poco comunes y muy recomendables. Su voz de soprano sfogato en de buen timbre y de regular volumen, aunque a lo que parece un poco débiles los puntos agudos, y tiene mucha flexibilidad. Su escuela es correcta, su estilo esmerado y su garganta ágil y dúctil” (Fargas y Soler, 1870: 1206.1207).


Así es como nos enteramos de las vicisitudes para estrenar ópera mexicana en Barcelona: La Mulata de Córdoba de Moncayo, Carlota de Sandi y Severino de Moreno; o de cómo en años recientes el tenor Javier Camarena o el director de escena Francisco Negrín han trabajado con éxito en dicho teatro. Algo digno de resaltar es que en el caso de artistas de la última generación, la autora ha podido entrevistarlos y obtener de primera mano información que cuentan de sus trayectorias artísticas.

Historias como estas que rescatan información que permiten trazar las carreras de artistas mexicanos y en especial saber la razón del por qué impactaron o impactan al público barcelonés, hacen que este no sólo sea un libro de la historia de los artistas famosos, sino un estudio de la producción del género y más importante de la recepción del mismo. Público en general y bibliotecas deben tener este libro en sus estantes ya que será de gran utilidad para historiadores, particularmente en música y ópera, estudiosos de la cultura y para el público general que desee saber más del género operístico que tanto apasiona.


Biografía de la autora Enid Negrete

Doctora en Artes Escénicas por la Universidad Autónoma de Barcelona. Reside en esta ciudad desde hace quince años, donde ha trabajado como productora y directora de escena de teatro y ópera, así como especialista en archivos operísticos, crítico, profesora y articulista.

Como investigadora fue la primera en estudiar los archivos históricos de los dos teatros más importantes de ópera de España: El teatro Real de Madrid (actualmente consultable en el Institut del Teatre) y el Archivo histórico de la Sociedad del Gran Teatro del Liceo de Barcelona (en proceso de digitalización por la UAB). Trabajos a los que dedicó más de 10 años de trabajo y por los que se le postuló a la nacionalidad española por aportaciones a la cultura.

De 2013 a 2016 fue investigadora invitada del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información “Carlos Chávez” del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, donde realizó el diseño de la primera línea de investigación de la ópera en México.

Desde el año 2006 ha colaborado en diferentes publicaciones especializadas en ópera, música clásica y artes escénicas, tales como Ópera Actual, Opus Musica, La onda, Revista ADE de la Asociación de Directores de Escena de España, Heterofonía y Recomana.cat.

En 2002 participó en el Working Experience Programm de la Royal Opera House de Londres dentro del Staff de Directores. Durante la emisiones de 2004 y 2005 fue la coordinadora técnica del Festival d’Opera de Butxaca i Novas Creacions de Barcelona y formó parte del equipo de producción en la temporada 2004-05 del Gran Teatro del Liceo.

En 2005 participó en el programa Leonardo VIP para directores de escena del Teatro alla Scala de Milán. Actualmente es la presidenta de la Fundación Arte contra Violencia dedicada a apoyar a los artistas de escasos recursos, dar formación profesional y difundir el arte mexicano en Cataluña.

Arte y tradición contra la violencia

El arte triunfa contra la violencia y hay pruebas de ello. El 7 de junio tuve la oportunidad de ir a Guerrero, al municipio Arcelia, México, y conocer el Centro Cultural El Tecolote. Lo que aquí les narraré no es fantasía sino la realidad de un proyecto con alto impacto social.


Abril Mondragón en el Monólogo Siuatl. Tecolote. 7 de junio de 2017. Fotografía: César Octavio Moreno Zayas.

El Tecolote se localiza en la zona de tierra caliente y se encuentra en una región con altos niveles de violencia que han afectado la tranquilidad de muchos de los habitantes, por muchas generaciones. Este centro cultural desde el nombre hace un rescate. El nombre proviene de la denominación que se daba a un manantial que tenía cercano. Dicho manantial fue olvidado cuando el agua corriente llegó a las casas. Ahora el centro cultural ha logrado que la gente recuerde esa área por lo que también se ha rescatado parte de la memoria local. Pero ¿qué hace en sí El Tecolote?

El Tecolote es un centro cultural con una elaborada infraestructura que incluye dos teatros, dormitorios, aulas, espacios multiusos, un museo, cocina comunitaria y hasta una tienda. Es difícil, al menos para mí, pensar en otro centro cultural que tenga esta infraestructura. Pero este proyecto no es nuevo, tiene más de 25 años y Josafat Nava Mosso, director y fundador, comenta que se dan muchas actividades; por ejemplo: se da baile de tabla purépecha, teatro comunitario o de campo, violín y guitarra calentana, tamborita calentana, alfarería, laudería, se juega la lotería calentana, también hay rima e incluso cocina tradicional. Además, cada sábado el grupo de teatro da una función y el teatro se llena.

El proyecto, así como lo describo, es realmente impresionante, pero no se acaba ahí. Hernán Nava, hijo de Josafat Nava, se ha especializado en violín y ha logrado crear la orquesta calentana. Dentro de los proyectos que tiene en mente está la creación de un evento que se inspire en una obra local y que haga uso del teatro, danza y música. Es decir un tipo de ópera pero con fuerte influencia local.

Muchos se han enterado de este proyecto y han ayudado en su desarrollo. La Dra. Enid Negrete, quien apoya mucho a El Tecolote, agrega que los egresados de El Tecolote pueden seguir una educación profesional y que los apoyan a los estudiantes con una modesta beca para que puedan continuar con su desarrollo. A los maestros se les ofrece una beca para ir a Barcelona, España, en donde pueden hacer una residencia artística. Estos apoyos han logrado que estudiantes de El Tecolote se hayan vuelto maestros y que felizmente quieran contribuir a seguir con el desarrollo del centro cultural.

Decoración de hoja de maíz en el foro abierto de El Tecolote. Fotografía: César Octavio Moreno Zayas.

Braulio Amadís, coordinador técnico, comenta que el cambio que ha visto en el transcurso de los años es la felicidad de los alumnos que se han vuelto maestros y que pueden apoyar al centro cultural. Este proyecto, apunta Braulio, apoya al rescate de la identidad local e individual. En este sentido, conviene resaltar algo que el maestro Josafat puntualiza y es que el Tecolote no trata de hacer folklore, sino rescatar las tradiciones. Las reflexiones detrás de este proyecto son muy interesantes y son impactantes, a tal punto que tienen una gran atención de la sociedad que está al pendiente de las actividades del centro cultural y que está plenamente integrado a la oferta cultural local.

El trabajo arduo ha logrado obtener grandes resultados, en especial en la calidad artística. La mezzosoprano Rocío Tamez, quien también estaba visitando el Tecolote, me comentaba lo impresionada que estaba con el nivel de los chicos que estudian y que el coro es muy bueno. Anna Rossell, gestora cultural y maestra de escritura creativa, también resultó sorprendida del nivel de El Tecolote, así como el gran entusiasmo que tienen los alumnos. Anna, en entrevista, comentaba que el centro tiene dos columnas fundamentales: la artística y la social.

Entonces, encontramos que la fórmula que se creó acá ha tenido un gran éxito tanto a nivel local como a nivel nacional e internacional, ya que artistas del Tecolote han comenzado a hacer grandes trabajos en Europa. La actriz Abril Mondragón, por ejemplo, presentó en Barcelona en 2016 el ‘working in progress’ de su monólogo Siuatl, mismo que presentó ahora en el Tecolote y que se espera haga una gira internacional.

El centro cultural ha logrado desarrollar un proyecto único en el país y no es raro pensar que artistas como Rocío Tamez, Maria Katzarava estén interesadas en apoyarlo. Ellas participaron en un concierto en Barcelona y el día 10 de junio participaron en México en otro concierto a beneficio de El Tecolote, junto a Verónica Villarroel y Maribel Villarroel.

Al pensar en este proyecto pienso en los resultados. Pensar en sus resultados y cómo el origen de todo es combatir a la violencia me hace de inmediato asociarlo con el famoso FNB o FIB (Felicidad Nacional Bruta o Felicidad Interna Bruta). El Tecolote busca que los estudiantes estén felices por aprender, que logren alejarse de la violencia, que puedan continuar sus estudios, ampliar su oferta laboral, entre muchas otras cosas que derivan en una mejor calidad de vida y lo mejor de todo esto es que lo están logrando.

Les invito a que se acerquen a conocer este centro cultural. Para los que están en la Cd. de México no se pierdan este 15 de julio los conciertos que ofrece la Orquesta Calentana en Plaza Loreto a las 12 hrs y en Plaza Cuicuilco a las 17 hrs.


The Mexican Cultural Centre: 15 voces de la cultura mexicana, México-Estados Unidos-Reino Unido

Paniel O. Reyes Cárdenas

Un aspecto sumamente interesante de las distintas definiciones de la experiencia, particularmente de la experiencia cultural, es su naturaleza inter-subjetiva, pública, colectiva y dinámica. Ciertamente la experiencia cultural es plural y dinámica: no podría ser de otra manera, ya que la formación de la identidad cultural personal es el resultado de la interacción continua y conjunta en una cultura en particular.

The Mexican Cultural Centre: 15 voces de la cultura mexicana, México-Estados Unidos-Reino Unido. Compilador: Eduardo Estala Rojas; prólogo Paniel O. Reyes Cárdenas; Colección Estudios Mexicanos, Mexican Cultural Centre, Reino Unido, 2014; 46 pp.

«The Mexican Cultural Centre: 15 voces de la cultura mexicana, México-Estados Unidos-Reino Unido». Compilador: Eduardo Estala Rojas; prólogo Paniel O. Reyes Cárdenas; Colección Estudios Mexicanos, Mexican Cultural Centre, Reino Unido, 2014; 46 pp.

Cada cultura, aunque cambiante, tiene un talante y temperamento propio y único, y está más o menos abierta al perfeccionamiento y a la expansión de sus límites en el florecimiento de los talentos. Como mexicano, creo que nuestra cultura, aunque ajena a unos límites demarcados por estar siempre abierta, tiene una poderosa identidad. La cultura, sin embargo, se puede promover o no, su enriquecimiento en el intercambio de razones y experiencias puede florecer u opacarse, dependiendo de las decisiones conscientes de promoverla y expandirla.

En tiempos en los que el impacto del conocimiento es casi una norma de aceptación para proyectos y realizaciones conjuntas han proliferado los intentos de reunir grupos, equipos y colaboraciones desde iniciativas institucionales. Estas iniciativas son signos positivos del reconocimiento de la naturaleza social y colaborativa de la construcción del conocimiento. Con todo, estas iniciativas suelen tener un carácter artificial ya que son producidas sí y sólo sí el proyecto ha sido financiado y garantizado de antemano. Hay otras iniciativas, sin embargo, que han nacido de manera natural como una expresión de la colaboración conjunta e interdisciplinar de los talentos como resultado consistente y continúo del amor al conocimiento, al arte y a la cultura.

Este es el caso del Mexican Cultural Centre (MCC), iniciativa que puede reconocerse como un fenómeno único de colaboración que ha nacido con el deseo altruista y auténtico de difundir el talento cultural mexicano desde la experiencia de extranjería. En efecto, el MCC ha permitido un espacio de intercambio plural de experiencias culturales, artísticas y cognitivas que promueven de una manera única y decidida la identidad y cultura mexicana.

Este libro es un paso más en este proceso, pues no sólo es único en su naturaleza, sino que decididamente pretende empujar los bordes de nuestra consciencia cultural a la hora de entender distintos aspectos de la diplomacia cultural presentando experiencias y pensamientos de jóvenes talentos mexicanos en su experiencia profunda de florecimiento en el contexto extranjero. Por tanto, el lector agradecerá que una colaboración tan única haya sido posible por el incansable esfuerzo del iniciador del MCC y compilador de esta colección, el escritor Eduardo Estala Rojas.


Nota del editor: Prólogo de “The Mexican Cultural Centre: 15 voces de la cultura mexicana, México-Estados Unidos-Reino Unido”. Compilador: Eduardo Estala Rojas; Colección Estudios Mexicanos, Mexican Cultural Centre, Reino Unido, 2014; 46 pp.

Aquí pueden descargar el libro electrónico sin costo:


Paniel O. Reyes Cárdenas, mexicano, es maestro y doctor en Filosofía por la Universidad de Sheffield, Reino Unido. En su tesis investigó el pragmatismo y la metafísica del realismo escolástico en C. S. Peirce. Aunque animado por su interés en la tradición pragmatista, Paniel tiene un amplio interés filosófico. Ha publicado artículos sobre filosofía de las matemáticas, metafísica, filosofía medieval, filosofía de la religión, Hegel, y sobre todo, Kierkegaard. Ha participado en un importante número de congresos académicos en más de 15 países. Fundador de la Sociedad Mexicana de Metafísica y Filosofía de la Ciencia. Actualmente realiza un posdoctorado en la Universidad de Nottingham, Reino Unido.

Ópera a la luz de las velas: el regreso a la intimidad

César Octavio Moreno Zayas

Luz al nuevo teatro. Fotografía de César Octavio Moreno Zayas.

Luz al nuevo teatro. Fotografía de César Octavio Moreno Zayas.

Imaginen que están en la Ciudad de México en 1711. En el Teatro del Palacio Virreinal, ahora Palacio Nacional. Están presenciando a la luz de las velas y en un espacio relativamente reducido el estreno de la primer ópera compuesta en América del Norte. El título es La Parténope, compuesta por Manuel de Sumaya. El libreto es de Silvio Stampiglia y fue el mismo que usó Georg Friedrich Handel para su ópera homónima estrenada en Londres en 1730. Esta imagen es significativa porque da muestra de que la ópera es un espectáculo que siempre ha generado un gran interés y que en muchos países se ha desarrollado. Aunque también hay que decir que la forma en que disfrutamos la ópera ha variado mucho a lo largo de su historia, las tramas han cambiado, los estilos han cambiado y los teatros han cambiado. Ante tanto cambio es difícil, luego, pensar en cómo era la experiencia en otros tiempos.

En 2014 Londres abrió el teatro Sam Wanamaker. El nuevo espacio escénico es una reproducción de un teatro jacobino del S. XVII y fue construido por el Shakespeare’s Globe Theatre. Tiene una escenografía fija de dos niveles compuesta por tres puertas en el nivel inferior y un balcón en el superior; 340 asientos y su iluminación durante la función es con velas. Kasper Holten, quien es director de la Royal Opera House, quiso de inmediato participar en el nuevo foro por lo que el pasado 25 de marzo fue la primer presentación de L’Ormindo de Francesco Cavalli, obra estrenada en Venecia en 1644. La producción fue tradicional y trató de hacer uso de todos los recursos que el nuevo recinto tiene. Al ser un espacio tan pequeño los cantantes aprovecharon los pasillos entre los asientos para tener mayor movilidad, esto favoreció una interacción con el mismo público. El teatro ostenta 6 candelabros con velas que subían y bajaban; esta movilidad fue aprovechada y se pudo integrar a la producción. La orquesta de la Early Opera Company, compuesta por seis integrantes y bajo la dirección de Christian Curnyn, brilló doblemente en su presentación ya que ofreció una muy buena lectura de la partitura y porque estaba iluminada con lámparas eléctricas individuales. Cabe destacar el excelente desempeño vocal y actoral de Susanna Hurrell como Erisbe y la Música, así como de Rachel Kelly como Mirinda; mención especial para Harry Nicoll como Eryka, quien desempeñó un papel bastante bufo y muy propio para las óperas de Cavalli.

Francesco Caletti, mejor conocido como Francesco Cavalli, fue uno de los compositores más importantes y populares de Venecia en el siglo XVII.  La mayoría de sus obras se inspiran en temas de la mitología clásica, son dramas amorosos e incluyen muchos tintes de comedia. Muchas de sus obras han sido rescatadas y han obtenido mucha popularidad entre el actual público de ópera. Reino Unido, en especial el Festival de Glyndebourne, ha jugado un rol fundamental en volver a presentar sus obras. L’Ormindo se estrenó en 1644 y es hasta la producción de 1967 de Glyndebourne que la obra vuelve a los escenarios. Por todo lo anterior no es extraño que para el nuevo teatro Sam Wanamaker se haya decidido presentar una ópera de uno de los compositores íconos del siglo XVII.

El reto era proporcionar al público con una experiencia lo más real posible  a la ópera del siglo XVII. El reto se logró al ser un foro mucho más pequeño que un teatro de ópera actual, el tipo de iluminación, el tamaño de la orquesta y el vestuario. Además de todo lo anterior, la producción no incluyó sistema de supertitulaje ya que rompería con la estética del lugar. Es importante mencionar que en la actualidad es casi una norma el uso del supertitulaje en la ópera para poder entender lo que se canta, sin importar que la ópera se cante en la misma lengua que el público habla. En la búsqueda de una experiencia realista se encontró con el problema de presentar la ópera en su original italiano o traducirla al inglés; la compañía decidió optar por lo segundo. Las compañías británicas tienen gran tradición de traducción de óperas a la lengua de Shakespeare, los principales ejemplos son la English National Opera y la English Touring Opera que presentan sus óperas en inglés. La traducción de óperas es polémica y muchos están en desacuerdo argumentando que las traducciones chocan con la estructura musical establecida de acuerdo a la lengua en la que fue compuesta la obra originalmente. Pareciera ser que la producción de L’Ormindo tratara de recuperar más la experiencia operística que la obra en sí, es decir, se centra en que el público debe observar y entender lo que se da en escena sin necesidad de elementos extras que apoyen la comprensión de dicha obra. Se pudo apreciar una cercanía de la obra con su público, el cual la disfrutó y aguantó las casi 3 horas de función en butacas bastante incómodas. Parece ser que estamos ante un fenómeno operístico novedoso, más íntimo que exige un trabajo mental y físico del público pero que también dará una gran alegría y una percepción operística única en nuestros tiempos. Deberemos esperar a ver que otras propuestas aparecerán alumbradas con las velas en el Sam Wanamaker y si otros países realizan sus propias propuestas.

César Octavio Moreno Zayas, mexicano, es estudiante de doctorado en Música por la Universidad de Nottingham, Reino Unido.  Está investigando la relación entre el teatro de ópera y el público de ópera. Estudió la maestría en semiótica en la Universidad de Tartu, Estonia, titulándose con una tesis dedicada a la elaboración de un modelo de análisis para estudios sociales de la ópera. Estudió la licenciatura en lingüística en la UAM-I donde se tituló con una tesina dedicada a un análisis multimodal de una aria de ópera barroca. Ha tomado diversos cursos sobre investigación semiótica, etnomusicología y sobre música del siglo XX, entre otros. Su tesina de licenciatura fue publicada en 2012, por Editorial Académica Española, también tiene publicadas diversas reseñas operísticas y ensayos que aparecieron en la revista Pro Ópera y el Diario de Xalapa. Es traductor italiano-español y se ha desempeñado como profesor de italiano y de inglés en la UAM-I, UV Facultad de Música, Universidad Cristóbal Colón y Casa Italia; también fue docente de la cátedra de Lingüística Aplicada en la Universidad Anáhuac, campus México Norte, y fue responsable de la Orientación de lenguas en la UVI sede Selvas donde dio cátedra en temas de lingüística, asesoró a alumnos con sus investigaciones y realizó investigación sobre lenguas locales. Ha sido ponente de temas de ópera, semiótica e italianística en la Universidad Anáhuac campus México Norte, BUAP, UAQ, UJAT, Universidad de Oriente, Casa Italia y en la Casa de Cultura de Córdoba. Fue co-fundador y co-coordinador de la compañía de ópera OJUX en Xalapa y actualmente está preparando una revista virtual sobre análisis de la ópera.