Ignacio Ramírez, “El Nigromante”: Aniversario 200. Cómic de José Luis Pescador. Una producción de Marambo Cómix 2018

Por Ricardo Ariza

El artista visual mexicano José Luis Pescador nos vuelve a sorprender, primero con la naciente editorial Marambo Cómix (MC) y segundo, con esta adaptación del texto “Una tarde sin dios en la Academia de Letrán”, del escritor y pensador mexicano del siglo XIX, Guillermo Prieto.


Ignacio Ramírez, “El Nigromante”: Aniversario 200. Cómic. José Luis Pescador. Una producción de Marambo Cómix, 2018. 36 páginas. México, 23 de junio de 2018.

Este material es la primera producción nacida bajo el proyecto ideado (MC) por el artista guanajuatense, ahora naturalizado en Morelos y compartido con CDMX, que es consecuencia también de su larga trayectoria como director de la serie histórica de los personajes del Bicentenario y del Centenario (León, Guanajuato 2010­), en donde colaboraron artistas visuales y escritores, y en los que sobresale el volumen 11 de la serie escrita e ilustrada por José Luis Pescador: “Emiliano Zapata, Secreto de guerra”. 

“Una tarde sin dios en la Academia de Letrán” es el documento perfecto para adentrarnos en una de las personalidades más enigmáticas del siglo XIX. El 22 de junio de 2018 se cumplen 200 años del nacimiento de Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada, “El Nigromante”, en plena guerra de Independencia. El nacimiento de Ramírez Calzada es una fecha de verdadera celebración nacional, por la importante herencia que el constitucionalista dejó a este país.

Después de 139 años de su muerte (15 de junio de 1879) sigue siendo pródigo en sus generosidades, pues de él, tutor de tantos pensadores mexicanos, nació el modelo de un país que aún está en la fragua: “No hay Dios, los seres de la naturaleza se sostienen por sí mismos”. Del hombre que ideó el libro de texto gratuito, del impulsor con las Leyes de Reforma en 1857 de la separación Iglesia-Estado, del creador de las garantías individuales, que dotan a cada persona de libertad para ser y pensar, de Ignacio Ramírez, “El Nigromante” —el que habla con los muertos—, aún no conocemos todos sus misterios.

Con la biografía publicada por Ignacio Manuel Altamirano en 1889 —Editada por la Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento en la administración de Porfirio Díaz, editorial también de las obras de “El Nigromante”— nos dibuja el autor de “El Zarco” a un personaje de talla milenaria; con poca objetividad hay que decirlo, pues Altamirano Basilio le debía casi todo a Ramírez y siempre lo amó como a un padre. 110 años después, Emilio Arellano, bisnieto de “El Nigromante” edita y publica la herencia familiar,  las “Memorias Prohibidas”, de quien fue nuestro liberal más polémico. Al completarse el ciclo, sabemos que muchos pasajes de la vida y obra del Voltaire mexicano, como lo llama el mismo Altamirano, fueron resguardados para no alterar la paz porfiriana que duró 30 años. Ignacio Manuel Altamirano se arrepintió en sus últimos días, en San Remo, Italia, de no haber dicho toda la verdad. Y la verdad fue que el encono provocado por la crítica contra los oaxaqueños Benito Juárez y la censura de Porfirio Díaz, oscureció la gigantesca labor del guanajuatense.

En el documento redactado por Vicente Riva Palacio, autor de “México a través de los siglos”, y encomendado por Benito Juárez, nombrado “Historia de la Constitución y Reforma”, Ramírez Calzada brilla por su ausencia. Asimismo, la educación laica y gratuita atribuida al filósofo positivista y político mexicano Gabino Barreda, quien tuvo tantos méritos propios, fue uno de los logros arrebatados a Ignacio Ramírez por la historia oficial. Además, la forma como sucedió, hace apreciarlo en otras dimensiones: En 1847, cuando José María Valentín Gómez Farías era presidente de México y James K. Polk cumplía su mandato en los Estados Unidos, Ramírez Calzada, siendo secretario de gobierno del Estado de México —al que pertenecían varias comarcas de los actuales estados de Guerrero (1849) y Morelos (1869)—, y alternando sus actividades gubernamentales con la impartición de cátedras en el Instituto Científico y Literario de Toluca, “El Nigromante” paseaba por las tiendas de la ciudad pidiendo por caridad patriota y recolectando para un proyecto liberal, el papel de estraza sobrante, para cortarlo y plegarlo.

El padre de Ignacio, Lino Ramírez, quien fue vicegobernador del Estado de Querétaro con Valentín Gómez Farías y también miembro del Partido Federalista para establecer la Constitución de 1824, y crear las primeras leyes de reforma en 1833, le regaló a su hijo un reloj de oro, que fuera antaño propiedad del llamado “Padre de la Patria” por la oficialidad nacional, Miguel Hidalgo; ese reloj fue vendido en Toluca en la casa de empeño de doña Guadalupe Hernández para obtener el preciso dinero y así comprar de usado, una imprenta. Al enterarse el gobernador Olaguíbel Martinón, del sacrilegio cometido por Ramírez al vender aquel preciado reloj, quiso destituirlo de su cargo, pero “El Nigromante”, con un golpe de audacia, le mostró los primeros libros de texto gratuito, que con su patrocinio y trabajo personal hizo posible. Los primeros ejemplares fueron distribuidos en el Instituto Científico y Literario de Toluca, para convertirse después en proyecto y ley nacional, que incluía becas para niños de escasos recursos, por quien defendió de igual manera el papel de las mujeres en la transformación de México como un país de libertades individuales.

Ignacio Ramírez, defensor de los derechos indígenas, el ilustre e implacable tribuno, editor del periódico “Don Simplicio” al lado de Guillermo Prieto, Vicente Segura Argüelles, Vicente García Torres y Manuel Payno, polémico y temido, había hecho cimbrar a los franceses durante la segunda intervención (1862-1867), a Santa Anna, a la Iglesia Católica, a Benito Juárez y al mismo Porfirio Díaz. Hoy lo vemos con toda su actualidad e importancia, resplandecer en lo que aún sobrevive del México laico y liberal, en espera de que un clásico como él continúe diciendo todo lo que aún tiene que decir.

En su cómic: Ignacio Ramírez, “El Nigromante”, José Luis Pescador no ilustra sino que recrea, da vida al personaje, desde una cercanía en la que el lector puede sentir la fuerza y vitalidad de la época. En la portada de esta edición podemos ver al fondo “La Casa de los azulejos”, en 1837, cien años después de haber sido construida, primera morada de los condes del Valle de Orizaba, en el centro histórico de la CDMX, y también podemos apreciar a Ignacio Ramírez de 19 años cruzar vehemente por donde ahora es la calle Madero ¿o es Cinco de mayo?, rumbo a una reunión muy importante; todos sus años previos de estudio lo habían llevado a ese momento, al encuentro de una tarde de Academia en el Colegio de San Juan de Letrán, en donde vería a los pensadores mexicanos José María y Juan N. Lacunza, Manuel Tossiat Ferrer y Guillermo Prieto, entre otros, como Andrés Quintana Roo, Manuel Carpio, en el colegio para mestizos fundado en 1548 por el virrey don Antonio de Mendoza, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Podemos ver en la portada a aquel mestizo, hijo de mestizos pero de fuerte raíz indígena, de ancestros tarascos y de los señores aztecas de Tacuba, nacido en cuna masónica y liberal, heredero por mérito propio de la Ilustración y del enciclopedismo, podemos ver, como decía, a Ignacio Ramírez, yendo a decir que no hay Dios ante los sabios de su época.

El lenguaje gráfico del autor de este cómic nos traslada a lo largo de la anécdota o hecho histórico, con maestría y experiencia para colocar al lector o espectador en un punto de vista privilegiado, ya que el lenguaje del género ficción ha sido otra de sus vertientes con las que ha creado a su personaje principal Marambo, un chico extraterrestre bastante agradable. Dotado de talento natural y formado en diversas corrientes estéticas, José Luis Pescador traza con dominado ritmo cinemático a lo largo de sus páginas, la problemática histórica y social que lo ha llevado a participar en proyectos de relevancia social como su producción relacionada a las Fosas de Tetelcingo y de Jojutla, Morelos, en donde narra la tragedia común de un México de desapariciones, incursionando en el cómic periodístico. Con propuestas visuales que abarcan el espectro del dibujo y la pintura, el muralismo, el naturalismo, el expresionismo, la perspectiva y la arquitectura, la historieta, el cómic y en general la novela gráfica con sus adaptaciones o creación de personajes, revelan a una nueva generación de autores de la cual, él ocupa un lugar protagonista.  

Enhorabuena por Marambo Cómix, agradecimientos por Ignacio Ramírez, “El Nigromante”, y ya le dije a José Luis Pescador que votaré por él cuando se lance a presidente municipal de Cuernavaca, para que le ponga banquetas en donde se puedan pasear simpáticos extraterrestres con los Ramírez Calzada y los Altamirano Basilio del futuro. Un sincero abrazo.


José Luis Pescador. Fotografía: Ricardo Ariza.

José Luis Pescador, ha publicado su trabajo en México, España, Estados Unidos, Canadá y Finlandia, en editoriales como Alfaguara, Raíces, Tierra Adentro, Somohano, La Cúpula ediciones, Fantagraphics y SPX Press, entre otras. Ha expuesto de forma individual y colectiva en museos y espacios de arte en varias ciudades mexicanas y en Barcelona, Madrid, Berlín, Portland, San Diego, Austin, así como en el Festival Internacional de Arte Contemporáneo de León (FIAC) y el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato. Dirigió el proyecto de cómic histórico Serie Bicentenario, que involucra a escritores y algunos de los mejores historietistas de México.

Publicado en Academia, Artículos, Arte, Biogénesis, Crítica, Diplomacia cultural, Divulgación científica, Historia, Internacionales, México, Periodismo Cultural, Promoción Cultural | Deja un comentario

Conferencia “Viajeros Espaciales: ¿Qué hemos descubierto sobre nuestro Sistema Solar?”, imparte el Dr. César A. Caretta

Para más información clic aquí.

Publicado en Academia, Ciencia, Conacyt, Diplomacia cultural, Divulgación científica, Francia, Internacionales, México, Tecnología | Deja un comentario

Reynaldo and Elina: An opera of no impact but with huge importance

By César Octavio Moreno Zayas
PhD Candidate for The University of Nottingham, United Kingdom


Reynaldo y Elina o la Sacerdotisa Peruana (Reynaldo and Elina or the Peruvian priestess) by Manuel Covarrubias and libretto by Gabino Feliciano Bustamante.

The history of the Mexican opera, as well as the work on the archeological sites, is fascinating because every day you may find something new. For example, last May 26 I went to see Reynaldo y Elina o la Sacerdotisa Peruana (Reynaldo and Elina or the Peruvian priestess) by Manuel Covarrubias and libretto by Gabino Feliciano Bustamante. It was a production of the Taller de Ópera of the Faculty of Music and the Estanislao Mejía Symphony Orchestra; both from the National Autonomous University of México (UNAM) and it took place at the Miguel Covarrubias Hall in Mexico City with two performances on May 26 and 27. How was it? How does Covarrubias’ music sound like? How was the libretto? I will try to answer some of these questions, which I even had before this performance.

Jesús Romero in his History of the Opera in Yucatán mentions some composers as the key characters in the development of the Mexican opera: Lauro Rossi, Antonio Barilli, and Giovanni Bottesini. From all these composers just Rossi worked in México before or during the period of composition of Reynaldo; the programme mentions 1838 as the date of composition. Romero points out that Rossi arrived in México in 1838, but Sosa and Escobedo affirm that Rossi worked in México since 1836. Was Rossi the only influence? No, because we need to recall that the companies of Manuel García and Filippo Galli visited México; the first one in the 1820s and the second one in 1830s. Manuel García even premiered some of his works in México. Then, an exploration of the musical panorama allows us to discover a list of operas performed before Reynaldo, works composed by Gioachino Rossini (the most), Vicenzo Bellini, Rossi, Stefano Cristiani, Saverio Mercadante, Gaetano Donizetti, Carlo Coccia, and even Giacomo Meyerbeer who all influenced Covarrubias’ brand-new work. If I would need to mention the main influences, my vote would go to Rossini, we find cabaletta, arias, and a frequent use of the crescendo since the overture. I also consider that the premieres in México of Guillaume Tell (Rossini) in 1836 and Il Crocciato in Egitto (Meyerbeer) in 1837 influenced the work of Covarrubias, particularly when we consider the importance of the chorus and their use at the big finales of each act. Thus, Reynaldo’s music may stand somewhere between the bel canto and the trends that will develop into the Grand Opéra; the plot also confirms this but I will talk later about it. Moreover, something very interesting and very close to the early Rossini is the selection of voices, because the main couple is sung by a soprano (Elina) and a mezzosoprano in a trouser roles (Reynaldo). This distribution can be seen in Tancredi or Ciro in Babilonia, even with Meyerbeer’s Crociato. Although the music is interesting, it sometimes it is repetitive and it can be tiring at some moments.

I have talked about the work and its composer but I have not mentioned the problems behind this composition. A note in the program, written by Elías Morales Cariño, whose Master dissertation analyzes this opera, says that this title was not premiered in the 19th Century, and even the current performance was advertised as a world-premiere. But, Gabriel Pareyon in his Dictionary of Mexican music points out that this title had an amateur performance, which carried out the premier in 1842, even opera critic Lázaro Azar highlights this premiere at his comments on this performance of the radio show Críticos. Then, there is a point of discrepancy which requires for better information and research, in order to place this opera and particularly this performance at its real place in the history of the Mexican opera. However, Morales and Pareyón agree that this is the oldest Mexican opera that exists in the archives. The composer, Manuel Covarrubias (1810-1879), is interesting because there are few data about his life and work. Scholars know that he was composer and violinist and that some of his works (arrangement of famous overtures) were even played at the opening of the Teatro Nacional in 1844. Then, it seems that he was a renowned composer of his time and that he worked close to the opera companies that visited the country in those years.

The libretto was written by Gabino Feliciano Bustamante (1816-1871) and has as its main source Reynaldo y Elina and El Marido Mimado which was a translation made by Mariano de Cabrerizo y Bascuas, although not specified as such, of Théodore, ou Les Peruviens written by Pigault-Lebrun and of Excès de provennces by Jean-Nicolas Bouilly.  The opera has three acts and takes place in Perú at the beginning of 18th Century. It tells the love story of Elina, an Incan priestess, and Reynaldo, a French man who is escaping from Spanish army. He finds the priestess in the sacred forest of Cayambur and she helps him to hide. Villuma, the main priest, discovers that Elina is hiding a foreigner, then he orders to kill Elina and her mother, but then Reynaldo appears to save them. Elina and Reynaldo are captured. The second act shows Elina and Reynaldo in prison, Cora and Meloe (another fellow priestess) helped them to escape. Then, Villuma is upset but he also discovers that the Spanish army is approaching to the sacred forest, so he needs to prepare for the battle. The final act shows the return of Reynaldo with Elina. Reynaldo tells Villuma that he will help to fight against the Spanish. The third act opens with Madame Berval, a character with no clear connections to the other characters; even the program suggests she appears to create a sort of pasticcio of the work. Whatever Berval’s character means, she sings about the triumph of the Incas and the triumph of love, so the aria tells the forthcoming story. The act continues with the joy of the people for the triumph and Villuma telling Reynaldo that he can get whatever he wants. Reynaldo ask just for Elina, to marry her. Villuma agrees and the opera finishes in big choruses of joy for the new couple, and the peace won in battle. The story in principle is interesting and as a good Grand Opera narrates the big political conflicts and public participation (think in Guillaume Tell, La Muette de Portici, La Juive, and others). Despite the plot sounds good, the development of the libretto is not because many dramatic moments don’t develop as they could. Nevertheless, the scene for the chorus is interesting and touching, particularly with the music of Covarrubias.

It is a very important work in the history of Mexican opera, which help to trace influences that have led the genre in this country as it can be seen today. Despite the arguable impact it has in its time, particularly because specialists do not decide whether the premiere took place or not, its libretto, its sources, and its form of composition might be the needed pivotal point that encouraged Cenobio Paniagua, Melesio Morales, Aniceto Ortega and many others. The performance itself could be better, but I really enjoyed Maria Jacinta Barbachano (Reynaldo). María had good performance and adequate work on stage with good volume and technique. Her work from the first act as a prisoner to her triumphal final appearance was fine and not overacted. The stage work could be better, particularly for an unknown work that needs to produce the big impact on the audience.

Despite all, listening to a rare work is always enjoyable. But, as for this work that might be crucial in the understanding of the opera-making in México in early 19th Century, it definitely deserves a deep study on its history of composition and production, as well as a production that can produce a deep impact in a full house. I will wait for further productions that will explore the richness and uniqueness of this score and for many publications that will contribute to the deep understanding of Covarrubias’ appeal.

Publicado en Academia, Artículos, Ópera, Conacyt, Crítica, Diplomacia cultural, Internacionales, México, Promoción Cultural, Traducción | Deja un comentario

Convocatoria internacional para participar en el XXI EIDL y el 8º SIILA; Morelia, Michoacán, México, 2018

Para más información clic aquí.

Publicado en Academia, Ciencia, Conacyt, Diplomacia cultural, Divulgación científica, Eventos, Internacionales, Lógica, México | Deja un comentario

Café Philo en la Alianza Francesa de Guanajuato 2018

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Presentación del libro “La fenomenología del segundo Lévinas”

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Proyección del documental “Visa al Paraíso”

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario