Presentación de la novela “Zorros urbanos” de Juan Pablo Torres

presentacion-editorial-juan-pablo-torres-2017

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Luis Estrada, de la física nuclear a padre de la divulgación de la ciencia en México

En la década de los sesenta, cuando el físico Luis Estrada Martínez vislumbra su vocación y la importancia de llevar la información científica al público no especializado, la divulgación de la ciencia no era una labor reconocida en México, incluso muchos científicos dudaban de su utilidad o de la capacidad de la gente por comprender e interesarse en temas de ciencia de frontera.


Pero este nadar a contracorriente no detuvo al físico, cuyos trabajos, pioneros en el campo de la comunicación de la ciencia, contribuyeron a la formación de divulgadores y abrieron camino a una nueva forma de ver la comunicación de la ciencia. Hoy en día, la comunicación de la ciencia es un tema cuya importancia no se pone en duda, incluso a nivel federal se ha decretado, en la Ley de Ciencia y Tecnología, la necesidad de que el Estado promueva y fortalezca las actividades de divulgación de la ciencia.

Para Luis Estrada, la ciencia era parte de la cultura y concebía su enseñanza tan importante como la de las artes y las humanidades. Esta noción de ciencia como parte de la cultura lo llevó a crear productos de comunicación de la ciencia empapados de pintura, música y diálogo.

El físico buscó divulgar la ciencia no solo con veracidad científica, sino explorando diferentes medios de expresión. Reconocía la importancia de volver la actividad un trabajo multidisciplinario que invitara a las artes plásticas, audiovisuales, a la literatura y a la tecnología. Para él, las formas de transmitir el conocimiento científico debían ser tan heterogéneas como el país mismo.

Los esfuerzos de Luis Estrada prosiguieron por alrededor de 50 años, hasta que, infortunadamente, fallece a los 83 años en abril de 2016. Año en el que se le reconoce mediante múltiples homenajes que tenían como propósito compartir la vida y obra del hoy considerado padre de la divulgación científica en México.

“A Luis le gustaba mucho compartir, era un maestro de esencia. Le gustaba compartir la comida, las ideas y, claro, con su idea de la divulgación de la ciencia le gustaba compartir el conocimiento”, recuerda su hijo, Agustín Estrada, quien organizó y dirigió uno de los homenajes en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De los artefactos a la física nuclear

Luis Estrada nació en la Ciudad de México en junio de 1932, y ya a la edad de un año recibe su primer reconocimiento, un diploma otorgado en su guardería que le reconoce un carácter “gracioso”, comenta con humor su hijo Agustín Estrada, quien considera que esta peculiaridad de su personalidad lo caracterizó durante toda su vida, y fue tanto uno de sus dones como su talón de Aquiles.

Como niño de ciudad, Luis Estrada se interesaba en el funcionamiento de los aparatos eléctricos, sobre todo el radio; y se fascinaba con los cambios y la nueva tecnología que llegaban con celeridad a revolucionar la vida cotidiana de la Ciudad de México.

Este interés lo llevó a buscar estudios en ingeniería en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), pero fue la física lo que finalmente lo cautivó, y comenzó sus estudios de licenciatura en la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde encontró a las personas que serían sus compañeros en la vida laboral y personal, incluso, fue en esa etapa cuando conoció a Magdalena de Pavía, con quien se casaría en 1956 y compartiría el resto de sus años.

Al terminar su licenciatura, en 1955, prosiguió sus estudios de posgrado en la Facultad de Ciencias, y de 1958 a 1960, viajó a los Estados Unidos para realizar una especialización en física nuclear en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, estancia que, según su hijo Agustín Estrada, cambió su forma de ver la vida universitaria.

Después de esta experiencia, Luis Estrada volvió a México con una nueva pasión por la academia y la cultura, que transmitió durante su labor docente en la Facultad de Ciencias y que lo llevó a descubrir su verdadera vocación: colocar los conocimientos que se encontraban en las manos de unos pocos científicos a un público mucho más extenso.

El nacimiento de la divulgación de la ciencia en México

A mediados de los sesenta, varios eventos en su vida profesional y personal lo llevaron a volcar sus esfuerzos en impulsar las actividades de divulgación de la ciencia que muchos años después lo caracterizarían. Y fue en esta época en la que, persuadiendo a un grupo de sus estudiantes, logra la creación de la revista Física, que fue el primer eslabón en una serie de proyectos que, desde el Departamento de Ciencias en la Dirección de Difusión Cultural, le dieron visibilidad y fuerza a la divulgación de la ciencia en la UNAM.

Uno de los productos más reconocidos de su labor, que nació durante aquellos años, fue la revista Naturaleza, en la que por 17 años un grupo de científicos, comunicadores y artistas llevó con gran calidad estética temas de ciencia al público no especializado.

“Todo lo que Luis Estrada hacía era guiado por la idea de que la cultura era lo más importante, y así como le gustaba comer, escuchar música, disfrutaba de otras manifestaciones culturales, y en su trabajo esto se veía reflejado en muchos aspectos, y como ejemplo podemos ver que en todos los proyectos en los que laboraba había una preocupación por el uso adecuado del idioma, por la calidad del diseño, por la factura del resultado final… Forma y contenido eran una misma preocupación”, detalla, durante el homenaje en su honor, su hijo Agustín Estrada.

Estas actividades de comunicación de la ciencia tuvieron gran éxito en la UNAM y para fines de los setenta, Luis Estrada logra fundar el Programa Experimental de Comunicación de la Ciencia que, con apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), dotó de un lugar de trabajo, fuera de la universidad, al divulgador.

Poco tiempo después, la UNAM reconoció la gran labor que se estaba realizando y fundó el Centro Universitario de Comunicación de la Ciencia (CUCC), que le permitió seguir trabajando con gente entusiasmada por hacer crecer la comunicación de la ciencia y realizar labores docentes en este campo.

El final del Centro Universitario de Comunicación de la Ciencia

“Desgraciadamente, los sueños de Luis se acabarían con la creación del museo Universum y con la creación [en 1997] de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia, pues es en ese momento en el que se cierra el CUCC y se termina dispersando no solo al personal que se había formado, sino también las ideas alrededor de las cuales se habían fundado las dependencias universitarias dedicadas a la divulgación y a la comunicación de la ciencia”, explica Agustín Estrada.

Para Luis Estrada, la ciencia debía sacarse de los laboratorios y ponerse al alcance de la gente, pero sin olvidar la parte crítica del comunicador, sin dejar de lado la investigación sobre la actividad científica en sí. Buscaba, además, que el comunicador reflexionara sobre los usos y logros, positivos o negativos, de la investigación científica, para después divulgar, labor primordial en el CUCC.

En una ocasión, en entrevista con la divulgadora María de Lourdes Berruecos Villalobos, Luis Estrada tuvo la oportunidad de presentar su opinión sobre la transformación del CUCC: “Lo veo muy mal. La dirección funcionará muy bien y Universum también y, a lo mejor, la UNAM ganará mucho dinero (…). Eso está bien, pero el problema es que se acabó una labor académica y eso es lo que no me gusta. Lo que a mí siempre me pareció un error y siempre lo he criticado (…) es hacer algo que, por importante que sea, cierre y suprima todo lo demás. Lo que estamos haciendo es clausurar posibilidades con el pretexto de hacer grandes cosas”.

Los últimos días

Para su hijo Benito Estrada, el carácter de Luis, que buscaba sobre todo armonizar y evitar los conflictos, lo llevó a alejarse de este nuevo rumbo que tomó la UNAM en sus actividades de divulgación de la ciencia. Aunque no se alejó por completo de las labores de docencia y divulgación que tanto lo apasionaban y que lo llevaron en 1998 a volverse presidente del Seminario de Cultura Mexicana, dependiente de la SEP.

Poco a poco, la edad y la enfermedad lo llevaron a refugiarse y seguir su labor en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (Ccadet) de la UNAM y, finalmente, a realizar sus labores de divulgación desde su casa.

“La muerte de Magdalena, en 2012, y la detección de un cáncer hepático un año después de este duro evento para él, fueron los determinantes para que el 12 de abril de ese año (2016) finalmente nos dejara, pero estamos seguros de que su trabajo no fue en vano, y la mejor muestra de que algo siempre quedará en nosotros de ese niño gracioso es que el día de hoy estemos aquí presentes para reconocer su trabajo, pero sobre todo las semillas que ha dejado en esta comunidad y para recordarlo tanto como un amigo, como maestro y, nosotros los hermanos, como padre”, concluye Agustín Estrada.

Su legado, de acceso libre para el público

Agustín Estrada comenta que una parte de lo que les dejó su padre fue una gran cantidad de documentos que dan cuenta de cómo Luis Estrada preparaba sus clases o algunas de sus notas personales.

Para poner este legado al alcance de cualquiera que desee consultarlo, sus hijos decidieron crear una página web en la que irán colocando documentos seleccionados. El sitio web ya cuenta con más de cuatro mil cuartillas digitalizadas, pronto se subirán otras mil 500 y seguirá creciendo según se vayan seleccionando más documentos, detalla Agustín Estrada.

Publicado en Academia, Conacyt, Diplomacia cultural, Divulgación científica, Innovación, Internacionales, México, Promoción Cultural, Tecnología | Deja un comentario

Presentación de la novela “La joroba” de Andreas Kurz

cartel-andreas-kurz-2017

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Revista Ciencia, 16 años de divulgar el conocimiento

La revista Ciencia es el órgano representativo de difusión que la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) posee y tiene como principal objetivo dar a conocer el quehacer científico y humanístico por medio de artículos de divulgación.


En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el director de la publicación, Miguel Pérez de la Mora, explicó la labor de esta revista que se ha mantenido activa en el mundo de la ciencia durante 16 años.

“La revista Ciencia hace posible uno de los mandatos que la sociedad mexicana hace a la Academia, que siendo la organización que agrupa la mayor parte de los científicos mexicanos, tiene la obligación de educar en materia científica a la población”.

Los inicios de la revista

Fue por invitación del doctor René Drucker Colín que Miguel Pérez de la Mora, quien es investigador del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pasó a formar parte de la publicación a partir del año 2000.

“La encomienda que me dio el doctor Drucker fue generar una revista de divulgación”, comentó. Parte de esta encomienda fue crear contenido para todo público en temas de ciencia, tecnología y humanidades de manera amena y entendible.

El reto de llevar temas de ciencia a la gente es escoger tópicos que sean de interés general y a la vez novedoso, “al mismo tiempo también se tenía la intención de dirigir la publicación a los miembros de la Academia y el objetivo siempre fue que la revista saliera a la calle y se viera en los puestos de periódicos, tener suscriptores y, en general, un público más grande”.

Para lograr sacar una revista con estas características y que pudiese ser comprada, se llevó a cabo una reunión con el comité editorial que aseguró el éxito que podría ser Ciencia basados en las entrevistas previas que hubo hacia los lectores de ese entonces.

La nueva versión de la publicación llevó poco más de un año para que saliera a la luz y es la versión que se conoce hasta la fecha.

“Afortunadamente le ha ido bien a la revista, tenemos un buen número de suscriptores, la gente la estima y conoce”, añadió. Actualmente se vende en puestos de periódicos seleccionados estratégicamente con base en la localización de universidades o zonas de mayor afluencia de personas en quienes puede haber mayor interés por la ciencia.

¿Cómo es su estructura?

Ciencia es una publicación trimestral y tiene en cada periodo una total de seis mil a siete mil ejemplares aproximadamente. La periodicidad se debe a decisiones de índole presupuestal que tiene la AMC.

“Hacer esta publicación con una periodicidad mensual o bimestral implicaría mayor presupuesto y la contratación de más personal que participe en cada número”, afirmó el director.

Con la intención de dar mayor versatilidad y dinámica a la publicación, sin perder la calidad del contenido y así tener mejores y mayores lectores, Ciencia cuenta con dos secciones principales: una sección temática en la que se expone un tema específico al público de manera clara y amena, como por ejemplo, la diabetes, y que es escrita por un editor huésped especializado en el tema.

La siguiente sección se basa en comunicaciones libres de distintos temas y, de acuerdo con Pérez de la Mora, estos temas están relacionados con las secciones temáticas que hay dentro de la AMC.

“Debido a la cantidad de artículos que recibimos, nos hemos obligado a eliminar una sección temática y dedicar un número entero a publicaciones libres”, añadió.

A través de caricaturas y otras ilustraciones, se representan en tono accesible los temas que van desde salud a ingenierías y que de acuerdo con el especialista permiten acercar a la gente a conocer de temas que a veces no son familiares y les dan un mayor entendimiento sin demeritar la calidad del contenido.

Después de estas dos secciones principales se encuentran otras subdivisiones que tratan de noticias de ciencia y comentarios generales de los temas tratados.

Desmitificando la ciencia

Para dar mayor atracción a Ciencia, se tiene la idea de que es necesario tener en cuenta dos aspectos, uno de ellos es tratar de desmitificar la ciencia. “La gente piensa que la ciencia es solo para gente muy inteligente y que habla un idioma muy particular y científico”.

El segundo aspecto, de acuerdo con Pérez de la Mora, es presentar una revista de ciencia colorida y atractiva a los ojos sin quitar la seriedad que ciertos temas científicos requieren.

“Cualquiera que vea nuestra revista se dará cuenta que tiene ‘monitos’ y caricaturas y no por eso estamos bajando la calidad de la ciencia, simplemente usamos un lenguaje apropiado para la mayor parte de la gente y que así sea más entendible”.

Otro aspecto que tiene relevancia para el director en cuanto al acercamiento de la gente con la revista y el mundo de la ciencia, está en saber escribir de ciencia de manera accesible, pues no todos los especialistas que llegan a tener colaboración con la publicación tienen la facilidad de escribir de esa forma ya que les puede parecer demasiado simple.

Inicialmente la revista tenía escritores invitados que tomaban temas para escoger autores que de alguna manera tenían conocimiento de algunos aspectos de la ciencia que se hacía en México en ese entonces.

Actualmente los escritores llegan a ellos, pues hay mayor acercamiento y familiaridad con la revista, “lo que sucede es que la gente, académicos o no académicos, nos envían artículos y forman parte de la sección de comunicaciones libres; los que quieren hacer alguna sección temática se contactan con el editor huésped para escribir sobre ello”.

El director considera que, a diferencia de otras revistas de ciencia, la publicación de la AMC tiene la ventaja de estar involucrada directamente en el medio y garantiza que sus contenidos mantienen la objetividad que los temas ameritan.

El doctor Pérez de la Mora declaró que esta publicación de la AMC todavía está en proceso de crecimiento y, por lo tanto, explora las posibilidades de crear nuevas secciones, como una de entrevistas a especialistas en diferentes temas de ciencia, y espera que en el futuro tengan más adeptos que permitan ser la diferencia en la educación científica de la población.


  • Contacto

Dr. Miguel Pérez de la Mora, Instituto de Fisiología Celular, UNAM, Neurociencia cognitiva. Correo electrónico: mperez@ifc.unam.mx Tel. +52 55 5622 5668. Sitio web de la revista Ciencia: http://www.revistaciencia.amc.edu.mx/

Publicado en Academia, Artículos, Ciencia, Conacyt, Diplomacia cultural, Innovación, Internacionales, México, Promoción Cultural | Deja un comentario

Ejerciendo la diplomacia en el Reino Unido y México

eduardo-estala-rojas-mcc-2016-2017

En el Reino Unido y México, logramos firmar 11 convenios institucionales en beneficio de nuestro país, durante el 2016. Nuestro trabajo se fundamenta en la diplomacia, asesoría, gestión y promoción cultural, organización y comunicación estratégica. Es importante mencionar que somos el primer centro digital mexicano de su tipo a nivel internacional, que ha logrado empoderarse no sólo en el extranjero sino también en México, a través de convenios, eventos, publicaciones, reconocimientos y premios. Con estos resultados demostramos cada día que somos dignos embajadores de la cultura mexicana en todo el mundo. ¡Muchas gracias por el apoyo!  


Convenio de colaboración con la Librería Paz de Guanajuato, México. 

  • 15 de enero: Conferencia “Una mirada al cine”, del Mtro. Jorge Santoyo Santoyo. Presentó David Romero Morales. En la Librería Paz de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 22 de enero: Conferencia “Física cuántica”, del Ing. Gustavo Cabrera Flores. Presentó Eduardo Estala Rojas. En la Librería Paz de Guanajuato. Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con la Alianza Francesa de Guanajuato, México.

  • 25 de febrero: Presentación del libro “Maximiliano I de México. Ensayos sobre la recepción literaria de un episodio histórico”, del Dr. Andreas Kurz. Presentó Eduardo Estala Rojas. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 21 de abril: Charla “Hablando de escritores”, de la Lic. Elena Ortiz Muñiz, con la participación de los alumnos de la Escuela Guanajuatense de Pequeños Escritores. Presentó Eduardo Estala Rojas. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 28 de abril: Conferencia “Vicente Leñero y su escritura cinematográfica”, del Mtro. Demián Aragón. Presentó Eduardo Estala Rojas. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 27 de mayo al 15 de junio: Exposición de dibujos de prensa “La libertad de expresión en la caricatura árabe y Charlie Hebdo”. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 27 de mayo: Foro “La libertad de expresión en Guanajuato”. Participaron: Patricia Rodríguez, Velio Ortega, Kennia Velázquez y Yann Godbert. En la Plazuela de San Fernando, de la ciudad de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 13 de octubre: Conferencia “México y Guanajuato lectores de Alexandre Dumas desde sus orígenes Siglo XIX”, del Dr. Andrés Escobar Gutiérrez. Presentó Eduardo Estala Rojas. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con el H. Ayuntamiento de Guanajuato, a través de la Dirección de Cultura y Educación, México. 

  • 13 de abril: “Diálogo con libreros de Guanajuato”. Participaron: Juan Rodríguez Luna, José Carlos Maldonado Moreno, Guillermo Aquino Ontiveros, Alejandra Espinosa Andreu, Eduardo Estala Rojas. En el Jardín Reforma, de la ciudad de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 22 de abril: Entrega de reconocimientos del H. Ayuntamiento de Guanajuato, a través de la Dirección de Cultura y Educación, México, a los libreros que trabajan en beneficio de la cultura guanajuatense. Otorgados a Juan Rodríguez Luna,  José Carlos Maldonado Moreno, Guillermo Aquino Ontiveros, Armando Vega Ramos, Luis Romero Martínez, David Romero Morales, Ignacio Navarro Camarena, David Osiris Angulo Soto. En el Museo de Sitio Ex Convento Dieguino, de la ciudad de Guanajuato. Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con la Universidad de Guanajuato, a través de la División de Ciencias Sociales y Humanidades Campus Guanajuato, el Departamento de Letras Hispánicas, sus dos Cuerpos Académicos Estudios de poética y crítica literaria hispanoamericana y Estudios literarios, configuraciones discursivas y poéticas, y la Alianza Francesa de Guanajuato, México, para el tercer ciclo del Programa de Fomento a la Lectura “Pasando Corriente. Charlas sobre Literatura”. 

  • 14 y 23 de abril: Charlas informativas sobre los programas académicos y culturales de la Alianza Francesa de Guanajuato y el Departamento de Letras Hispánicas. En ex-convento de Valenciana; Mineral de Valenciana, Universidad de Guanajuato, y en la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 5 de mayo: Charla “No hay dolor más grande que el dolor de ser vivo”, sobre Juan Rulfo. Presentaron los doctores Andreas Kurz y Ramón Bárcenas Deanda. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 12 de mayo: Charla “(Re)creaciones perversas: Inés Arredondo y Guadalupe Dueñas”.   Presentaron la Dra. Inés Ferrero Cándenas y la Mtra. Gabriela Trejo Valencia. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 19 de mayo: “Lectura de obra poética”, del Dr. Eugenio Mancera Rodríguez. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 26 de mayo: Charla “La palabra del mudo: Ribeyro y Congrains”, del Dr. Rolando Álvarez Barrón. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 2 de junio: Charla “Fina García Marruz: lo que se tiene”. Presentaron las doctoras Lilia Solórzano Esqueda y Asunción del Carmen Rangel López. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con el XIV Simposio de Estudiantes y Estudios Mexicanos en el Reino Unido.

  • 16 al 18 de junio: En la Universidad de Edimburgo, Escocia. Para más información, dar clic aquí

Convenio de colaboración con la Universidad de Guanajuato,  a través de la División de Ciencias Sociales y Humanidades Campus Guanajuato, y la Alianza Francesa de Guanajuato, México, para el Foro de Cultura Indígena: “México Multicultural y Plurilingüe”. 

  • 26 de agosto: Conferencia magistral “Emprendimiento social en los pueblos originarios rarámuris”, de Efraín (Rainí) Rodelas. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 26 de agosto: Taller de “Danzas Tradicionales Wixárikas”. Impartido por la Unión de Estudiantes Indígenas por México A.C. de Nayarit. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con la Universidad de Guanajuato,  a través de la División de Ciencias Sociales y Humanidades Campus Guanajuato, el Departamento de Letras Hispánicas, y la Alianza Francesa de Guanajuato, México, para las “II Jornadas Malditas: Horror a quien horror merece”, en el marco del XI Coloquio Nacional “Efraín Huerta”, de Lengua y Literatura. 

  • 24 de septiembre: Ponencia “La irrupción del pasado en El gran Dios Pan de Arthur Machen”, de Miriam Guzmán Fernández. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 24 de septiembre: Conferencia magistral “Dagon y Cthulhu: Miedos de degeneración en la ficción de H.P. Lovecraft”, del Mtro. Antonio Alcalá González (ITESM Campus ciudad de México). En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 24 de septiembre: Conferencia “Arthur Rimbaud, rebelde insaciable”, presentaron los maestros Jeremy Anaya Lemmonier y Patrice Charbonneau. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 24 de septiembre: 2 proyecciones de películas “Two Evil Eyes” (1990). Dir. Dario Argento y George A. Romero, y “The Whisperer in Darkness” (2011). Dir. Sean Branney. En la Alianza Francesa de Guanajuato.  Entrada gratuita. 

Convenio de colaboración con Plumbago Workshop y Alianza Francesa de Guanajuato, México. 

  • 1 de noviembre al 1 de diciembre: Exposición “Viaje por la vida y la muerte”, México-Francia, de la Mtra. Alejandra Espinosa Andreu. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 4 de noviembre: Taller “Introducción al grabado”, impartido por la Mtra. Alejandra Espinosa Andreu. En Plumbago Workshop. 

Convenio de colaboración con la Academia Mexicana de Lógica, México. 

  • 15 al 18 de noviembre: XIX Encuentro Internacional de Didáctica de la Lógica (EIDL), y el 6º Simposio Internacional de Investigación en Lógica y Argumentación (SIILA), en la Casa Universitaria del Libro, UNAM, México.  Para más información, dar clic aquí

Convenio de colaboración con el 26th London Latin American Film Festival, Reino Unido.

  • 11 al 20 de noviembre: En Londres, Inglaterra. Entrada gratuita.  Para más información, dar clic aquí

Convenio de colaboración con la Universidad de Guanajuato, a través de la División de Ciencias Sociales y Humanidades Campus Guanajuato, el Departamento de Filosofía por medio de sus Cuerpos Académicos y de la Coordinación de Extensión y Difusión de la Filosofía, y la Alianza Francesa de Guanajuato, México, para el “Ciclo de conferencias sobre filósofos franceses”. 

  • 20 y 21 de octubre: Charlas informativas sobre los programas académicos y culturales de la Alianza Francesa de Guanajuato y el Departamento de Filosofía. En ex-convento de Valenciana; Mineral de Valenciana, Universidad de Guanajuato, y en la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 3 de noviembre: Conferencia “Maurice Blanchot y Walter Benjamin: lectores de Kafka”, de la Dra. Asunción Rangel. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 10 de noviembre: Conferencia “Foucault, la política y lo político”, del Dr. Cuauhtémoc Natahí Hernández Martínez. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 17 de noviembre: Conferencia “¿Devenir deleuziano?”, de la Dra. Patricia Castillo Becerra. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 24 de noviembre: Conferencia “Roland Barthes, “Sarrasine” y la frase interminable”, del Dr. Andreas Kurz. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 
  • 1 de diciembre: Conferencia “Sobre el concepto de prácticas discursivas”, del Dr. Rodolfo Cortés del Moral. En la Alianza Francesa de Guanajuato. Entrada gratuita. 

 

Publicado en Academia, Artículos, Convenio, Cultura Indígena, Derechos Humanos, Diplomacia cultural, Divulgación científica, Especiales, Filosofía, Francia, Historia, Innovación, Internacionales, México, Oficina de prensa MCC, Periodismo Cultural, Promoción Cultural, Tecnología | Deja un comentario

El deseo de las máquinas y las obras de arte actual, en el anti Edipo de masas

gustavo-rene-flores-1

“La industria ya no se considera entonces en una relación extrínseca de utilidad, sino en su utilidad fundamental  con la naturaleza como producción del hombre y por el hombre”.[1]


El Anti Edipo es una visión estética proyectada en varias obras de arte, a partir de la mitad del siglo XX. Hace referencia a una producción de “máquinas deseantes”, “esquizofrénicas”, como piezas que se mantienen en función de una multiplicidad intrínseca de elementos. Las obras son remitidas a paradojas infrenables, constituidas por objetos “parciales”. La “producción” es “deseante” cuando su límite es incluso la abertura, a otras posibilidades.

En las artes visuales de las “máquinas esquizofrénicas”, algunos autores acuden a las materias industriales, productos ya elaborados, para emplearlos en una nueva propuesta estética. La basura, por ejemplo, es retomada para elaborar otro artículo. El resultado de ese recurso es la creación de un inacabado. Un organismo con productos reciclados. La obra es una máquina deseante que mezcla pasado y futuro. Lo viejo premeditadamente seleccionado se une a lo nuevo, como un mecanismo ansioso. Por ejemplo; en Poubelles/free de Arman (1959) se observa una colección de barreduras puestas en conjunto.

Para Deleuze y Guattari, una máquina deseante puede cortar y ser cortada en tres modos distintos; cuando se conecta y extrae, cuando separa la energía y cuando desecha residuos. “Bajo estos tres aspectos, el proceso de la producción deseante es simultáneamente producción de producción, producción de registro, producción de consumo. Extraer, separar, «dar restos», es producir y efectuar las operaciones reales del deseo.”[2]

La capacidad para consumir y producir al mismo tiempo, sin ser sólo eso, es la propiedad estética del Antiedipo; “En todas partes, máquinas productoras o deseantes, máquinas esquizofrénicas, toda la vida genérica: yo y no-yo, exterior e interior ya no quieren decir nada.”[3] Esa inquietud perpetua de Edipo se vuelve un antagónico y aparece la esquizofrenia de las máquinas. Una fantástica represión del aparato deseante que permite una producción de la producción. Ansioso por escapar de su destino, es consciente de producir un organismo con todas las cualidades posibles. Una tensión que normaliza su polarización, pero que funciona como la naturaleza, porque es causa y efecto de otras máquinas.

Para la Fountain de M. Duchamp, por ejemplo, habría que señalar qué relación hay entre su obra y la propuesta antiedípica. Por ahora basta apuntar que se trata de una pieza de fábrica, industrial, esquizofrénica, propositiva, renovada, capitalista y maquinal, firmada en 1917 por R. Mutt. Es eso. Una pieza, parte de otras partes, que cumple con la  característica del flujo y la succión. Es la producción de la producción materializada en máquina. “En una palabra, toda máquina es corte de flujo con respecto a aquella que está conectada, pero ella misma es flujo o producción de flujo con respecto a la que se conecta. Esta es la ley de la producción de la producción.”[4] El mingitorio esquizofrénico es un residuo que se encadena a otras esculturas fabricadas, en el aparato de un museo máquina.

La producción de un proceso es importante. Se trata de un momento inevitable del Capitalismo político. Global. Obras como el Vortex de Daniel Canogar, donde la gente nada literalmente entre basura, señalan cómo es posible esa interrelación de manufacturas industriales en un medio social actual del que forman parte. Pequeñas máquinas de flujo ensambladas al mismo tiempo a otra máquina mayor. Asterism de Gabriel Orozco, o Tejiendo el mundo de Tim Noble y Sue Webster, presentan esos objetos ya fabricados como parte de otro nuevo sistema de producción. Las máquinas se multiplican. Máquinas fuente, máquinas técnicas, máquinas fuente, máquinas objeto, máquinas célibes, máquinas sociales, máquinas órgano, maquinas flujo, máquinas de máquinas, máquinas de deseo.

La regularidad productiva es una constante en las máquinas y el hombre se transforma en máquina. La máquina humana actúa en la esquizofrenia de otros miembros. Es un deseante y productor llevado a niveles masivos. Adyacente a otras máquinas, se remplazan y sirven a otros hombres o se sirven de ellos.

“Todo es producción”, en el Antiedipo. Consumo de producción y, por lo tanto, producción de consumo; “Pues la verdad —la brillante y negra verdad que yace en el delirio— no existe en esferas o circuitos relativamente independientes; la producción es inmediatamente consumo y registro, el registro y el consumo determinan de un modo directo la producción, pero la determinan en el seno de la propia producción.”[5]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Obra citada:

[1] G. Deleuze y F. Guattari, El Anti Edipo, capitalismo y esquizofrenia, Paídos: Barcelona, 1998, p. 15.

[2] Ibídem., p. 47.

[3] Ibídem., p. 12.

[4] Ibídem., p. 45.

[5] Ibídem., p. 14.

Imágenes citadas:

 

Publicado en Academia, Arte, Crítica, Internacionales, México, Pintura, Promoción Cultural | Deja un comentario

“Ocurre todavía”, el diálogo entre Eduardo Hurtado y Kenia Cano

Un poema de 42 entrañas da cuerpo al más reciente libro de Eduardo Hurtado. Ocurre todavía pertenece a la colección de poesía del Fondo de Cultura Económica. Es un libro que se antoja a la vista y al tacto; se nota que la edición conllevó esmeros, cuidados y riesgos, el resultado es un ejemplar de discreta pero luminosa personalidad.


Obra plástica de Kenia Cano.

Obra plástica de Kenia Cano.

En esta edición, los poemas se dejan acompañar por dieciséis acuarelas realizadas por Kenia Cano, quien sostiene con los versos del poeta un diálogo desde su Cifra itinerante–nombre de la colección de imágenes de la artista–.

La lectura de un poema genera tantas interpretaciones como lectores tenga. Algunos considerarán que estos versos son sólo amorosos, que existe una susodicha a quien están destinados, yo los vi así, pero después me propuse ver también en ellos a la poesía en sí misma como el motor que mueve la escritura de Eduardo, la poesía como el sujeto aludido, como esa segunda persona del singular en su forma de pronombre. Es el “tú” cuando el poeta escribe:

“Desnativo, me planto

en tus comarcas”;                   así como también en este otro poema:

“Te alzas, estallas,

te diluyes

          y vuelves

          a tu hondura

con un rumor de soles

y guijarros”.                 

Y también en este otro:

“Te oigo llover, rodar

sobre mis vértebras,

picarlas con tu sal,

lamerlas

          como un fuego”.

Lo nombrado no puede ser aludido directamente, el “objeto” del amor es referido y simbolizado en el cuerpo de la amada, por eso la voz de estos poemas es confesional –como dice Fabio Morábito: “para un oído concreto”–.

Allí donde se interpreta “amor”, amada”, “ella”, “Dios”–en el caso de los poemas de San Juan de la Cruz–, para mí es la poesía misma la que desvela su presencia como faro en el mundo. La poesía surge de la “nada fértil”, de “las cosas más menudas” como lo escribe Eduardo en sus propias palabras:

“Que de lo hallado

                   queden

las cosas más menudas: no

el garbanzo de a libra, no

la perla del tiempo:

que del asombro

nazca la almendra

más humilde”.

Obra plástica de Kenia Cano.

Obra plástica de Kenia Cano.

Estos poemas también son un decir sin decir. Son la acción del verbo “amar” del amor mismo –no sólo del sujeto que cree ser el amor, desde su fascinación de enamorado, de amante, sino del substantivo sustantivo “amor”, que como un espíritu, cuando se manifiesta en la materia, electriza la noche–.

“A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición”, escribe San Juan de la Cruz, en la Oración del alma enamorada. Citado por Eduardo, a manera de epígrafe, incluye sólo las primeras 14 sílabas: A la tarde te examinarán en el amor, y firmado: Juan de Yepes.

Esta doble condición del poeta renacentista, de haber sido un hombre secular y después un hombre de Dios, representa las dos realidades del ser: el espíritu y la materia. De pronto recordamos que estamos hechos de carne; nos percatamos de que somos mudables, biodegradables, cuerpos que al final serán materia de disecciones.

Y aquí es donde la obra plástica de Kenia dialoga con los versos, no los ilustra, no es necesario. “La poesía no permite discursos alternos”. No hay explicaciones de un poema. Eduardo Hurtado es fiel a la idea romántico-simbolista de que la poesía es un asunto asociado con un no saber, con ciertas formas del silencio.

La obra plástica de Kenia nos habla también de lo espiritual en la materia, de esa otra “nada fértil” que es la vida, en donde la corrosión carcome los cuerpos que fueron amantes y los que no, los que fueron espirituales y los que no, cuerpos diluidos en las acuarelas de la vida por el paso del tiempo, ya que “Nada termina sin romperse, porque todo es sin fin”, cita –de “Voces”– a manera también de epígrafe, Eduardo Hurtado a Antonio Porchia.

16 imágenes de Kenia en acuarela, tinta, pastel, grafito y collage sobre papel de algodón, conversan con los poemas de Eduardo acerca de la anatomía del misterio, donde el verso se hace carne y la carne se hace verso. En donde la sangre y los huesos, los músculos y los nervios, sueñan –cito al poeta– “en despertar contigo hasta el día del horno y la ceniza”. Cenizas que tendrán sentido, como escribió Quevedo, “polvo serán, mas polvo enamorado”.

Obra plástica de Kenia Cano.

Obra plástica de Kenia Cano.

Las figuras son irreconocibles. Son cuerpos en la mesa de disecciones. Los órganos y los miembros se han convertido en aves. En palabras que vuelan. Este diálogo de imágenes y versos de los dos artistas, sucede con mayor eficacia en la imaginación del lector, no en las lecturas rápidas, sino en las sosegadas. Después de todo, en algunas de las cosas en las que sí se parecen la poesía, el erotismo y lo divino, es que en las tres se requiere estar presente.

Octavio Paz y Juan Gelman, son otros dos poetas que Eduardo cita. Poetas que tienen al amor como centro y guía. En La llama doble, Paz escribe: “Los sentidos son y no son de este mundo. Por ellos, la poesía traza un puente entre el ver y el creer. Por ese puente la imaginación cobra cuerpo y los cuerpos se vuelven imágenes”.  Y en el siguiente párrafo: “La relación entre erotismo y poesía es tal, que puede decirse, sin afectación, que el primero es una poética corporal y la segunda es una erótica verbal”.

Siempre he admirado la desnuda sencillez de la escritura de Eduardo, sencillez lograda en un poco más de 40 años de dedicaciones amorosas al poema. De él he aprendido que es la experiencia la que da sentido a los versos, lo que los sostiene.

Aún recuerdo ese hermoso poema que le dedicó a su padre, llamado El comensal, en su libro Las diez mil cosas –un libro del cual también quedé prendado–. Y me asombra eso, la sencillez con que toca las fibras más profundas; sin duda es un maestro del lenguaje, un maestro de su idioma, quien se reconoce en una tradición mucho más vasta que la poesía mexicana, más allá de la tradición de la poesía escrita en lengua española, la tradición de la poesía escrita en Occidente, o la búsqueda universal de un decir capaz de expresar lo indecible. “En esta perspectiva, –refiere– formamos parte de un continuo movimiento de ruptura. El poeta, aunque parezca estar atado a una tradición, aun si decide inscribirse en tal o cual canon, es un hereje, o al menos un heterodoxo, porque su manera de emplear el lenguaje está en contra del uso de las palabras. Y en su naturaleza está oponerse a todos los automatismos de que está hecha nuestra realidad”.

Publicado en Arte, Biogénesis, Crítica, Diplomacia cultural, Internacionales, México, Periodismo Cultural | Deja un comentario