Ese momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente

Edgar Madrid*  

Para Coral y Marisol

“Te advierto, quien quiera que fueres, tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre, conócete a ti mismo” Oráculo de Delfos. Foto: http://factoriahistorica.wordpress.com/

“Te advierto, quien quiera que fueres, tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre, conócete a ti mismo”, Oráculo de Delfos. Foto: http://factoriahistorica.wordpress.com/

hablamos de ese momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente porque se sabe porque se es y se es porque se sabe y se sabe y se es porque se está y se está ahí porque se siente y se sabe que se siente y ante todo que se es como siendo pendiente de la actualidad de las entradas y las salidas del aire que se respira y del perfume que sazona los momentos que juntos hacen el momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente y en donde todo sucede como en un gerundio incesante o como en un gerundio de gerundios o como en eso que quienes se atreven a pensarlo lo llaman absoluto porque es ese momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente el momento en el que no hay lágrimas de uno ni de otro ni manos ni latidos que no sean más que mera juntura que resquebraje la separación de los aromas y los colores y los sabores y las formas y las dimensiones y los cabellos que vuelan en el aire y que terminan enredados entre el tejido del suéter o de la bufanda o de los guantes o de cualquier otro espacio en que aquel filamento tierno y oscuro venga a hacer patente que hay un momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente y que ese momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente es precisamente el momento preciso en que la presencia de la presencia se hace más presente que el verbo presente y disculpe usted si busca o se pregunta cuál es el verbo presente pero aquí no sabemos ni nos interesamos de cosas tales porque ahora estamos demasiado ocupados

 

*Edgar Madrid, mexicano, estudiante de doctorado en políticas sociales por la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano en la Universidad Autónoma de Nuevo León, México. Investigador invitado en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, para el proyecto “Understanding and supporting families with complex needs”, bajo financiamiento y apoyo del fondo Marie Curie Actions, People. Presidente y socio fundador de la Asociación Filosófica de la Frontera, AC (México).  Ha sido profesor de filosofía y teorías sociales en la UANL, el ITESM y la UABC en México.  

 

Acerca de The Mexican Cultural Centre (MCC), Nottingham, United Kingdom.

The Mexican Cultural Centre (MCC) is the first virtual non-profit cultural centre registered in the United Kingdom. The MCC promotes and divulges Mexican culture in international collaboration with academic, artistic, and cultural projects.
Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s